Páginas

13 de mayo de 2013

{Semana 19/52}

Marta - Felicidades



Esta semana ha sido mi cumpleaños. Los cumpleaños siguen siendo, para mí, días mágicos, un día en el año dedicado a celebrar que existes, a que tus amigos y tu familia te recuerden que te quieren y se alegran de que hace años nacieras y te pusieran en el mundo para acabar llegando a su vida. Me encanta abrir los ojos y pensar “es mi cumple”, da igual los años que cumpla, aunque sean ya 43 como ahora.
De mis cumpleaños de pequeña recuerdo la emoción de llevar al cole la bolsa de sugus y repartirlos entre mis compañeras, las fiestas con mediasnoches en mi casa con amigas del cole que ya no sé dónde andan ni los cumpleaños de quién celebran (Sonsoles, Josefa, Merceditas, Maricelia, Pilarín, Almudena…). Recuerdo los regalos de mis padres, sobre todo una pulserita de cuando cumplí cuatro o cinco años, con perlitas, y otro en que estaba convencida de que me regalarían un reloj, porque vi el paquete envuelto y me pareció que tenía que ser eso sí o sí; fui al cole y les dije a todas que mi padres me iban a regalar un reloj, lo que despertó la envidia general (un reloj en aquellos años sólo se regalaba cuando hacías la comunión), y cuando al mediodía abrí el paquete resultó ser… un cepillo de dientes (una indirecta, odiaba lavarme los dientes por entonces). Volví al cole y aseguré que sí, sí, había sido un reloj pero mis padres no me dejaban llevarlo al cole por miedo a que se me perdiera J.
Recuerdo cuando cumplí 15 años, y sigo escuchando como si fuera ayer lo que me dijo mi tía Fina por teléfono: “15 años, la edad de la niña bonita” y para mí aquello sonó como una promesa de convertirme en alguien especial. Y cuando cumplí 18, tantos años esperando aquello para luego seguir siendo la misma…
Hoy ya no hay amigas de clase, pero hay otras, que se siguen acordando de mí año tras año; tengo, también, algunas que se olvidan y se acuerdan días después pero sé que me quieren aun siendo olvidadizas. Tengo hijos que, por un día, me ceden el protagonismo. Mi marido siempre, siempre, me regala algo y me felicita con una sonrisa nada más despertar. Mis hermanos se acercan, física o emocionalmente, y me dan un abrazo que me calienta el corazón. Mi padre ya no me llama, él que era tan cumplido para las fechas y se enfadaba si queríamos celebrar el cumpleaños otro día distinto del que realmente era, pero sé que donde esté hoy me quiere un poco más que el resto del año, si cabe. Y mi madre me llama, siempre la primera, y me canta “Las mañanitas”, y yo la escucho pegada al teléfono, cerrando los ojos y queriendo guardar para siempre esa voz en mi memoria, porque sé que el día que no reciba esa llamada, marcará un antes y después en mi vida (otro más, el segundo). Hoy me emocioné porque mi hermana y mi cuñado me lo cantaron a coro desde Lanzarote, y me gustó sentir que pasarán los años y seguiré escuchando “Las mañanitas”, y entonces la voz de mi madre seguirá presente de una u otra forma.
Hoy soy egoísta y me deseo felicidades, felicidades de las de verdad, de las de ser feliz varias veces en este año. Que me sigan queriendo, que yo los siga queriendo, que siga aprendiendo cosas, que siga sintiendo que queda mucho camino por delante, que me siga sorprendiendo al mirar a mis hijos, que siga sintiendo que existe mi lugar en el mundo. Y soplo las velas para que se me cumpla el deseo.


Silvia La visita del Ratón Pérez



Esta semana me han quitado una muela, la del juicio, la última que me quedaba. Tenía que haberlo hecho hace años pero me resistía. Haber esperado ha merecido la pena. Esta semana nos ha visitado por primera vez el Ratón Pérez. Hemos dejado nuestro diente debajo de la almohada y al despertarnos nos habían dejado cinco monedas de chocolate. Otra vez el Ratón Perez había convertido los dientes en monedas. Otra vez la magia de la infancia revivida con mi hija, recordando cuando primero nos dejaban monedas de chocolate y mas tardes pesetas y billetes de cien. Dentro de algunos años se le empezarán a caer los dientes a ella y volverá a visitarnos el Ratón Pérez.


Charo"Dale Ramón..."


"...chuta más fuerte para ver si metes gol"

Este ha sido nuestro primer fin de semana, en el que el balón ha tomado cierto protagonismo, y es que hasta ahora Ramón lo ignoraba bastante. Pero a base de ver jugar a cantidad de niño en el patio del recreo, ahora lo que quiere es llevar "su" pelota al cole, y como dice su profesora:"es su tercera mano, no la suelta ni en broma"... así que hemos estado intentado convencerle que eso de tener la pelota en la mano no es nada divertido. Lo que mola es chutarla, y pasarla a los amigos... y todo esto ¡sólo con los pies!

Me doy por satisfecha, al final tenía cierta soltura y todo... ahora sólo queda que Rodrigo y tío T. terminen de perfeccionar su técnica... y puede hace honor a esa canción de los payasos, por la que encandiló a su amiga Blanca del cole "¡mira mamá, Ramón como el de la canción!"

Gadea ajera a todo esto, le molaban más los gusanitos que estaban (mal) escondidos en la bolsa.


Cachi - Huelga en el colegio.



Un día sin colegio y buscando alternativas para no tener a los chiquis metidos en casa.

Esta semana, o este mes, o este año, va a ser mi año de huelgas y otras movidas por culpa del dichoso sistema escolar, sus cambios y sus recortes. Todo perjudica a los niños. Nadie los tiene en cuenta y ponen como excusa el paliar el fracaso escolar. Quieren quitar la ESO de los pueblos y eso conlleva un perjuicio para este chico grandote, luego para mi mayor y más adelante (si aún vivo aquí) para mis pequeños. 

Me cansa la política. Y no se por qué unos politiquillos del tres al cuarto tienen que decidir lo que es bueno o malo para el futuro de mis hijos. Su educación la decido yo, donde estudian, como y cuando. 

Me planteo emigrar a una isla junto al mar sin colegio, sin empresas....libres como el viento. ¿Quién se apunta?

Ene - Mañanas domingueras.



Esta semana ha sido el cumple de Izaro pero.... no he podido subir ninguna foto decente del día...aysssshhhhh, espero que algún día me perdone...

Para resarcirle he querido subir esta foto que me encanta, es del domingo por la mañana, me encantan ya que siempre son así... sin prisas, felicidad y con tiempo para juegos de hermanas.... 

4 comentarios:

  1. Marta Felicidades!!!!!!!!!
    Que bonito post! Cómo pasa el tiempo y cómo perduran los buenos recuerdos de la infancia. Bss.

    ResponderEliminar